014

Treinta y cinco años sin barreras

Con el objetivo de conseguir una rápida y eficaz integración social del minusválido físico mediante la práctica deportiva, se constituye este club en el año 1.982. Hasta entonces no existía en Vigo ningún club de estas características. AMFIV (Asociación de Minusválidos Físicos de Vigo) nació con la idea de potenciar al minusválido físico a través del deporte, su meta primordial, y pelear por la igualdad de oportunidades. Se empezó realizando baloncesto en silla de ruedas hasta que pronto llegaron los primeros triunfos deportivos.

historia2

Nuestros deportistas a lo largo de estos treinta y cinco años de existencia del club han representado a España en numerosas ocasiones, entre ellas en los Juegos Paralímpicos de Seúl'88, Sydney'00 y Atenas'04; así como en muchos Campeonatos del Mundo de las distintas modalidades deportivas practicadas. De hecho, en Rio 2016, Agustín Alejos, jugador formado en nuestras escuelas deportivas, se convertía en el primer vigués en lograr una medalla olímpica al conquistar la medalla de plata con la selección española de baloncesto en silla de ruedas.

En nuestro club se fomenta el deporte para todos los minusválidos físicos, sea cual sea su minusvalía y entendiendo el deporte como un medio para cubrir los ratos de ocio desarrollando al máximo el potencial físico, creativo e intelectual de cada uno de ellos, tanto en beneficio propio como para enriquecimiento de la sociedad. Así mismo, se pretende aumentar su espíritu de superación para lograr unas cotas mayores de excelencia practicando un deporte de alto nivel al que se llega después de haber realizado largos periodos de entrenamiento y consiguiendo, incluso, ser internacionales.

Muchos han sido los deportes que se han iniciado desde AMFIV. Prácticamente todos los desarrollados en España han tenido un representante de nuestro club. Sin embargo, ahora las iniciativas y los resultados han dirigido los esfuerzos hacia dos deportes principalmente: baloncesto en silla de ruedas y natación.

005

Y más de quince en la élite

2002-2003

La que en un principio parecía ser temporada de transición, la primera campaña en la  máxima categoría, consiguió ser un paso adelante para el Amfiv y sirvió para fortalecer a un equipo que tuteó a los mejores: cuarto en Liga y quinto en la Copa del Rey.

2003-2004

La segunda temporada en la elite resultó aún más gratificante que la anterior. A falta de una jornada para finalizar el campeonato, el equipo vigués, quinto, se ganó el  derecho de disputar la Copa de Europa Willi Brinkmann.

2004-2005

Por primera vez en su historia el equipo  participó en una competición continental, la Willi Brinkmann Cup, que se celebró del 11 al 13 de  marzo de 2005 en Francia en su primera fase y del 21 al 24 de abril la fase final en Lodz (Polonia). El tercer puesto en su bautismo europeo fue un enorme éxito para el Amfiv. Además, Lorenzo Envo recibió los premios como mejor jugador y máximo anotador del torneo.

copa2

2005-2006

Esta campaña se dio una vuelta  de tuerca más pasando a acoger Vigo la final de la Willi Brinkmann Cup, con un enorme éxito de organización y público. Se logró el subcampeonato en una final llena de emoción y tensión. Además, se llegó también a la final de la Copa del Rey, siendo finalmente subcampeones. Por si eso no fuera poco en la Liga se logró el cuarto puesto, mejor clasificación hasta esa fecha.

2006-2007

Fue una temporada de transición para el Amfiv. Se tuvo que constituir una plantilla casi nueva y hubo cambio de entrenador. Ana Álvarez se encargó de llevar el timón del barco que cogía un nuevo rumbo. El equipo, además, debutó en la André Vergauwen Cup y se se codeó con los mejores clubes del panorama internacional pero no logró pasar del octavo puesto. En liga, los vigueses firmaron un interesante séptimo puesto, clasificándose una vez más para disputar la Copa del Rey, en la que cayeron en los octavos de final ante el Barcelona.

2007-2008

Esta campaña dejó a los vigueses de nuevo a las puertas de saborear su primer título y, además, en una competición continental. Fue de nuevo en la Willi Brinkmann Cup, pero la suerte volvió a esquivar al Amfiv que cayó en la gran final ante el Padova (65-66). El histórico tercer puesto en la División de Honor, sólo por detrás de los intratables Fundosa Once y Once Andalucía, se repitió también en la Copa del Rey, con lo que se completó una temporada para enmarcar del conjunto dirigido de nuevo por Diego Núñez.

2008-2009

Una temporada que comenzó con Núñez en el banquillo siendo sustituido posteriormente por Cristina Cantero y que presentaba un doble reto para el Amfiv. Por una parte, reafirmarse un poco más entre los grandes de la máxima categoría del baloncesto en silla de ruedas nacional, algo que consiguió al acabar en la cuarta plaza, y, por otro, exhibir de nuevo su capacidad organizativa al acoger la fase final de la André Vergauwen Cup. La cita resultó otro éxito de público y organización, no así en lo deportivo, parcela en la que un desafortunado triple empate en la primera ronda dejó a los anfitriones fuera de las semifinales y de la posibilidad de disputar su tercera final continental.

2009-2010 historia4

La primera temporada en la historia del club en la que se contó con un entrenador totalmente profesional, Abraham Carrión, suponía un nuevo reto para el Amfiv puesto que era el retorno de todos los jugadores que se habían formado en las escuelas deportivas y que, por diversas razones, se encontraban fuera del club. Las consignas para esta campaña eran claras, una temporada de transición y nuevo acoplamiento para la gente "de casa". También en lo deportivo se obtuvo una grata recompensa al clasificarse para la Copa Willi Brinkmann Cup en la que se obtuvo un nuevo subcampeonato, resistiéndose un año más el deseado primer puesto. En la competición doméstica se logró un meritorio sexto lugar. Mientras, en la Copa de SM El Rey, los vigueses fueron eliminados en los cuartos de final frente al BSR Valladolid.

 

2010-2011

En esta temporada se realizaron dos importantes apuestas. La primera afectó a la plantilla, al decidir mantener íntegramente el bloque de jugadores nacionales, los jugadores "de casa", a los que se unieron un joven pívot internacional Sub-23 australiano, Shawn Russell, y el punto 1 norteamericano David Rodarte, ambos viviendo su primera experiencia en Europa.

GRUPOALDASA2

La segunda apuesta, la más arriesgada, estuvo relacionada con el banquillo vigués. La decisión de Abraham Carrión de regresar a su Andalucía natal para dirigir al Once Andalucía obligó al Amfiv a buscarle un sustituto. Entre las opciones posibles, la directiva del conjunto olívico optó por César Iglesias, apoyado por Félix Muñoz, dos técnicos con una dilatada trayectoria en el baloncesto a pie pero con una nula experiencia en el baloncesto adaptado. Evidentemente, fue necesario un periodo de adaptación, tanto de los entrenadores a un baloncesto con unas peculiaridades específicas como de los jugadores a una forma diferente de trabajar y a unos conceptos totalmente novedosos y poco o nada explotados hasta la fecha en el baloncesto en silla de ruedas.

Por eso, el comienzo de campaña fue titubeante, marcando por completo el desarrollo del resto de la temporada. De hecho, con el paso de las jornadas, el rendimiento del Aldasa se incrementó exponencialmente, llegando en los últimos partidos a jugar un gran baloncesto. Desafortunadamente, la falta de acierto en momentos puntuales provocó que los vigueses tuvieran que conformarse con la séptima posición en la División de Honor y, por primera vez en la historia de sus participaciones europeas, el Amfiv se quedó fuera de las fases finales continentales al acabar en la quinta plaza en su grupo de la Euroliga 1 celebrado en la localidad sueca de Norrkoping. Eso sí, el conjunto vigués no falló a su habitual cita con la Copa del Rey, aunque poco pudo hacer en su enfrentamiento de cuartos de final ante el que a la postre se proclamaría campeón, el Fundosa Once.

2011-2012Grupo 2011 12web

En la campaña en la que el club celebraba el trigésimo aniversario desde su creación, se presentaba con escasas novedades puesto que el club había optado por dar continuidad al proyecto iniciado con César Iglesias en el banquillo, además de mantener otra campaña más a sus jugadores nacionales, con las únicas excepciones del que había sido jugador referencia del Amfiv durante las últimas temporadas, Lorenzo Envó, quien decidió aceptar una suculenta oferta económica del Lagun Aro Bilbao para disputar con los vascos la División de Honor B, y de Agustín Alejos, quien quiso probar fortuna en la Liga Italiana con el Pádova.

Sin embargo, a pocos días para comenzar la pretemporada, el COB Ourense, equipo de la liga LEB Plata de baloncesto, presentó a César Iglesias una irrenunciable propuesta para incorporarse de inmediato a su cuadro técnico. Evidentemente, el Amfiv no puso ningún incoveniente para su marcha dado el importante paso que suponía en su carrera como entrenador. Así, la junta directiva viguesa, asesorada por Félix Muñoz, se puso rápidamente a la búsqueda de un nuevo entrenador. Sobre la mesa se pusieron tres nombres. Un técnico con una amplia experiencia primero como jugador, luego en los banquillos y últimamente en tareas de gestión como Julio Bernárdez y dos jóvenes y prometedores entrenadores, Óscar Carbajo y Sergio González, acostumbrados a trabajar con equipos de base pero con una tremenda ilusión y ganas de vivir una nueva experiencia. Porque ninguno de ellos tenía la menor experiencia en el baloncesto en silla de ruedas. Y se optó por contar con los tres, con Bernárdez asumiendo las funciones de primer entrenador y Carbajo y González como sus ayudantes. Eso sí, contando los tres con la inestimable colaboración y el bagaje de la anterior temporada de Félix Muñoz para hacer más fácil su transición del baloncesto a pie al baloncesto adaptado.

En cuanto a la plantilla, tras la marcha de Envó y Alejos, al grupo de jugadores nacionales se incorporó el jóven pívot vasco Txema Avendaño, procedente del desaparecido Fuhnpaiin Peraleda toledano. A ellos se unió un contrastado jugador, con seis años de experiencia en Italia y dos participaciones olímpicas con la selección iraní a sus espaldas, como Morteza Gharibloo y dos jóvenes jugadores de elevada estatura pero todavía por pulir como el turco Omer Gurkan (2,16 metros), procedente del campeón de Europa, el Galatasaray, y el internacional marroquí Rida Maataoui (1,96 metros).

La crisis económica provocó igualmente que la División de Honor se redujese a sólo diez equipos tras la desaparición de históricos como el Once Andalucía o el Fuhnpaiin o la renuncia a la máxima categoría nacional de Badalona y Barcelona. Afortundamente, el Amfiv recibió una buena noticia en este aspecto al conseguir, gracias a la intermediación de Lucía Molares, Delegada Territorial de la Xunta de Galicia en Vigo, la continuidad como patrocinador principal del club de la empresa constructora Aldasa. Pero no fue la única buena noticia en el trigésimo aniversario de la entidad puesto que la IWBF decidió premiar en su cumpleaños al Amfiv con la organización en Vigo de su segunda competición en importancia, la André Vergauwen Cup, aunque finalmente el conjunto vigués tuvo que renunciar a su organización al no concretarse los apoyos institucionales prometidos.

2012-2013

Esta temporada supuso el regreso a su casa de Lorenzo Envó para completar una plantilla que mantenía el bloque nacional al completo pero cambiaba a la tripleta de extranjeros por el olímpico polaco Dominik Mosler. Mosler se unía así en el equipo a otros dos jugadores que habían estado en los Juegos Olímpicos de Londres, David Mouriz y Bernabé Costas, ambos con el orgullo añadido para el equipo vigués de haberse formado en la cantera del Amfiv.

Los vigueses, a las órdenes de nuevo de Julio Bernárdez, completaron una sensacional primera vuelta, siendo incluso cabezas de serie en una Copa del Rey en la que lograrían acabar en la tercera posición. Sin embargo, a finales del mes de febrero Julio Bernárdez decidió abandonar el club por motivos personales, provocando el regreso al banquillo del Amfiv de César Iglesias. Iglesias, acompañado en el cuerpo técnico por Óscar Carbajo y Sergio González, completó la gran campaña del conjunto vigués, llevando a nuestro club a una más que brillante tercera posición.

2013-2014

Esta campaña marcó el inicio de una nueva etapa en la entidad, que dejaba de contar después de muchos años con un patrocinador principal y se veía obligada a recortar drásticamente su presupuesto. Así, el Amfiv tuvo que renunciar al polaco Mosler y a Mouriz, que aceptó una suculenta oferta económica de Bilbao, y vio también como Agustín Alejos abandonaba mediada la temporada el club para marcharse a vivir a Australia. Mientras, en los refuerzos se apostaba por un joven jugador australiano sin experiencia en Europa, Nick Radovich, y otro valor de futuro del BSR portugués, Filipe Carneiro.

En lo deportivo, el sorteo de Copa del Rey volvió a dar la espalda a los vigueses, que en semifinales tuvieron que verse las caras con el todopoderoso Fundosa Once. Eso sí, como consuelo el Amfiv regresó de Málaga con un nuevo tercer puesto en el torneo del KO para su palmarés. En la Liga, a pesar de contar con uno de los presupuestos más bajos de la categoría, los de César Iglesias realizaron otra gran temporada para acabar consiguiendo el quinto puesto final.

2014-2015

El Amfiv consiguió el difícil reto de mantener su bloque de jugadores nacionales y al portugués Filipe Carneiro, viéndose obligado a arriesgar mucho en las incorporaciones ante sus limitaciones presupuestarias. De este modo, llegaron a Vigo el jovencísimo polaco Karol Szulc y el americano Savoy Brown, un jugador que vivía su primera experiencia fuera de casa y no logró adaptarse plenamente a la vida en Europa, solicitando en el mes de febrero regresar a su casa.

Pese a todo, los vigueses consiguieron un año más su billete para la Copa del Rey de Valladolid, donde una vez más se cruzó en su camino el Fundosa Once, esta vez en los cuartos de final. En la Liga, la permanencia se logró holgadamente al clasificarse el equipo para la Fase Por el Título, logrando finalmente la octava posición.

Esta campaña, sin embargo, quedará marcada para siempre en el corazón y la memoria de todos los aficionados del Amfiv por el fallecimiento del presidente y fundador del conjunto vigués, Pablo Beiro, el 28 de febrero de 2015. La noticia, que conmocionó el mundo del deporte de Vigo y Galicia, fue un duro golpe para todos y cada uno de los integrantes de la entidad, que mantenían una estrecha relación personal y de amistad con él. Su sobrino, José Antonio Beiro, fue el encargado de asumir a presidencia y tomar el mando de una junta directiva que se marca como objetivo preservar el legado de Pablo Beiro y continuar su impagable trabajo, esfuerzo y dedicación para lograr la integración del discapacitado a través del deporte.

MasVision Amfiv B Zamora12015-2016

La organización de la División de Honor en dos grupos atendiendo a la clasificación de la campaña anterior propició que el Amfiv quedase encuadrado en un potentísimo Grupo 1 con Ilunion, Bilbao, Getafe, Valladolid y Basketmi, clasificándose los cuatro primeros para pelear por el título y quedando relegado los dos últimos de cada grupo a luchar por la permanencia. Igualado a victorias con el Fundación Grupo Norte y con dos triunfos más que el Amivel, cuarto en el Grupo 2, los vigueses se vieron obligados a jugar por la permanencia por el basket average ante los pucelanos. Eso sí, el conjunto dirigido por César Iglesias no pasó apuro alguno para certificar su continuidad una campaña más en la máxima categoría, acabando invicto esa Fase por la Permanencia ante Basketmi y Joventut.

En lo relativo a la plantilla, el Amfiv logró mantener una campaña más el su núcleo de jugadores nacionales, completado en esta ocasión por el letón Karlis Podnieks, un jugador clase 1,5 que dejó muy buen sabor de boca en la ciudad por su profesionalidad pero que abandonaría el equipo la temporada siguiente por una gran oferta de un conjunto alemán. Además, esta temporada será recordada por la llegada al equipo vigués del mexicano Salvador Zavala, uno de los máximos anotadores de la Liga española durante las últimas 15 temporadas y objeto de deseo desde hace tiempo por parte del Amfiv. Zavala rechazó ofertas más suculentas económicamente para unirse a las filas del Amfiv y cumplir así uno de los últimos deseos del tristemente desaparecido fundador del club, Pablo Beiro. 

La gran noticia de esta temporada fue la puesta en marcha de un proyecto largamente ambicionado por el club vigués al salir a competir en la Primera División el MasVisión Amfiv B, un equipo filial creado para dar cabida tanto a los jóvenes talentos formados en la escuela del Amfiv como a los jugadores veteranos que ya no disponían de minutos en el primer equipo e incluso a aquellos que a lo largo de los últimos años habían dejado de jugar por motivos laborales o personales.

CAMPEONES2016-2017

La incorporación al equipo la campaña anterior del mexicano Salvador Zavala permitió al Amfiv contar con otra incorporación de lujo para esa campaña,el punto 1 británico Abdi Jama, considerado el mejor jugador del mundo su clase. La amistad entre ambos propició que el jugador inglés aceptase jugar en el conjunto vigués a pesar de tener encima de la mesa opciones que superaban con mucho tanto en lo económico como en las aspiraciones deportivas al equipo de César Iglesias. Además, el regreso a casa del vigués Agustín Alejos con la medalla de plata conseguida en los Juegos de Río debajo del brazo y acompañado por su mujer, la internacional australiana Shelley Cronau, completaba una plantilla que perdía sin embargo a una de sus piezas nacionales, Txema Avendaño, quien decidió poner fin a su etapa en Vigo para aceptar una oferta del Bidaideak Bilbao.

La temporada resultó un rotundo éxito puesto que el Amfiv coqueteó durante todo el año con las tres primeras plazas, ocupando finalmente la cuarta posición al término de la Liga Regular y accediendo por primera vez a disputar una Final Four en la que también fue cuarto. Mientras, en la Copa del Rey los vigueses se quedaron a un suspiro de dar la campanada y ganar a Amiab Albacete en semifinales para disputar su segunda final en el torneo del K.O., teniendo que confirmarse con un más que meritorio tercer lugar.

Pero, sin duda, el gran éxito de la temporada llegó de la mano de la Challenge Cup. El Amfiv regresaba a las competiciones continentales tras mucho tiempo ausente por falta de recursos económicos y lo hacía, además, con el reto de asumir la organización de la fase final de la Challenge Cup. Con el apoyo de una ciudad que se volcó totalmente con el equipo y ante un Pabellón de Navia completamente lleno, los vigueses pusieron fin a su mal fario en las finales europeas, donde habían cosechado tres subcampeonatos continentales, conquistando la Challenge Cup y estrenando así su palmarés europeo.

semifinal2017-2018

Las dificultades económicas ante la ausencia una campaña más de un patrocinador privado que aliviase la delicada situación del club así como la reestructuración de las categorías nacionales por parte de la FEDDF provocaron que el Amfiv tuviese que tomar la difícil decisión de retirar de la competición a su equipo filial. Los problemas no terminaron ahí puesto que a pocos días de comenzar la pretemporada la planificación deportiva saltaba por los aires al conocerse que Abdi Jama, que en un principio había asegurado su continuidad en el equipo, no iba a poder finalmente incorporarse al equipo por motivos personales y que Julio Vilas iba a tener que pasar por el quirófano para solventar las molestias que llevaban limitando su rendimiento las últimas campañas. Esto unido a la decisión de Bernabé Costas de retirarse, anunciada ya tras el histórico triunfo en la Challenge Cup, y a la marcha del joven Manu Lorenzo a Bilbao dejaba en cuadro al conjunto de César Iglesias puesto que tanto Samuel como Juan Rodríguez tampoco pudieron estar asiduamente con el equipo por motivos laborales.

La incorporación del holandés Frank de Jong y el regreso al primer equipo del veterano Santi Comesaña, que las dos campañas anteriores había estado en el equipo filial, aliviaron en parte la situación aunque las convocatorias internacionales de la australiana Shelley Cronau así como una inoportuna lesión en un dedo provocaron que César Iglesias tuviera que disputar muchos partidos con sólo cinco jugadores a su disposición. Así nacieron los denominados "Cinco Magníficos", que en febrero se completarían con las incorporaciones del mexicano Julio César Landeros y el argentino Franco Alessandrini después de casi cuatro meses de tediosa burocracia para conseguir sus visados.

A pesar de todas esas limitaciones, el Amfiv firmo una campaña espectacular peleando toda la temporada por las primeras plazas y viendo cómo sólo una inoportuna derrota en la última jornada en Valadolid provocaba que el sueño de poner el broche de oro a una inovlidable temporada con la disputa de la Final Four se esfumase. Eso sí, Cesar Iglesias y sus jugadores se habían ganado ya el respeto de todo el BSR nacional con sus históricas gestas al vencer en la prórroga y en su propia pista a Bidaideak Bilbao e Ilunion y derrotar en dos ocasiones al Amiab Albacete, en los cuartos de final de la Copa del Rey y en la antepenúltima jornada liguera. La quinta posición final en Liga y el cuarto puesto en la Copa del Rey destacan en una complicadísima temporada, en la que el Amfiv no pudo optar a repetir título europeo al tener que renunciar a participar en competiciones continentales por falta de apoyos económicos, saldada pese a todo con un sobresaliente y rozando la matrícula de honor.

Patrocinadores

Logotipo de Iberconsa

Logotipo de +Visión

Colaboradores

Máis que Auga Sercotel Hoteles Logotipo de Elevaciones Rama

Proveedores

Disco Rojo con la marca Coca Cola Hospital Nuestra señora de Señora Fátima Clínica Arthros Vigo

Patrocinadores institucionales

Abanca Concello de Vigo Deputación Pontevedra Xunta de Galicia

Deporte Galego Galicia Saudable Fundación Vigo Deporte